Miércoles de Todo en una

Soy escritora

“Alguna literatura oriental dicta que el amor al prójimo es esencial para fluir en la vida; es el equipo de la trascendencia. Pero si no te amas, no puedes ofrecer mucho que digamos, y te costará entrar en algún grupo”.

Iliah.R.

Si piensas en ello te harás más daño. El amor duele. Nada es para siempre.  Si llamas, serás el perdedor.  A veces, tal vez no se pierde nada con intentar.  Lucha por lo que es tuyo…

Si esto, si aquello y si lo otro.

¡Dios mío! En serio que en la materia natural que menos se confía en este mundo, es en el amor de pareja y de prójimo. Los consejos habituales, más que eso, parecen sentencias de muerte. No entiendo cómo se manejan de ese modo. Parece difícil comprender que la vida es simple; las cosas van una detrás de la otra a un ritmo eficaz y no hay que empujar nada con desconfianza”.

Así escribía Ad, demostrando su inconformidad con lo que sucedía en su vida, y no se detendría a pensar en tal cosa, si no estuviera a punto de cambiar de rumbo.

Los 34 años dejan a esta joven morena de mirada profunda huérfana de pareja, sin trabajo y sin familia. Los amigos los cuenta con los dedos de las manos que sobran al tomar un lapicero. Afuera, los demás lo hacen parecer fácil, pero dentro, es una prisión.

Lo interesante de esta condición de Ad es que no desea, con el corazón, que estalle la tristeza dentro de sí. Eso sería perturbador, la anularía y la haría verse mayor y fea. Ni una sola gota de vanidad u orgullo se reflejaba en esa lucha. Era simple salud interior.

¿Qué pasó para llegar a eso? no era lo importante de resolver

¿En dónde estaba todo aquel bullicio que le hacía recorrer diversas ciudades, conocer mucha gente, escuchar y leer a menudo un te amo salido de su móvil? tampoco le hacía falta descubrirlo. El caso era que ya no había nada más de aquello. El mundo se había borrado por completo.

En el paso del borrador, Ad fue lanzada junto con la basurita del recuerdo inservible que se hace a un lado de la hoja. Estaba golpeada, desorientada y dolida, pero no quería esa sensación en su vida.

Así que, al notar que escribió con grafito y aquello era borrable, ahora buscaría tinta indeleble.

Entonces, y solo entonces -como dice alguna canción-, comenzó a dar color a un manto en blanco que le acompañaba. Donde no había nada y tenía que tener el cuidado que le dejó la experiencia, para que, esta vez, no sucedieran manchas sin sentido.  Cada día sería un reto. Solo trataría de ser transparente, el color del amor por los demás.

1.

….Comienza la carrera

–        “Las calles ya no son de asfalto. Ahora veo concreto debajo…” La mañana era fría y oscura. Típico de los primeros días del año, cuando amanece más tarde. Ad trataba de re-configurar su mente, salió a caminar y para no activar los mensajes tortuosos que provenían de un dispositivo musical, lo llevaba apagado, con audífonos puestos en sus oídos, para distraer el frío. La excusa era sentir calor y fingir demencia.  En la lejanía de la carretera, frente a Ad, se veía una mujer de unos 60 años vestida de blanco que caminaba erguida, confiada y con una dulce sonrisa marcada en su rostro. Ad se distrajo de su camino al verla, tropezó y cayó al suelo. La vergüenza no era parte de las emociones de su vida, pero tenía que admitir que se sintió torpe y su falta de condición física la desilusionó por completo. Llorar había dejado de tener sentido para ella así que se quedó en el suelo y vio que el pavimento estaba frente a su nariz. Entonces notó el complejo silencio del momento. Era árido, duro y sucio.

Sigue leyendo y conoce más sobre Ad el próximo miércoles.

Publicado por hiliar

La vida hace el quién eres, y cada persona en tu camino te ve de diferente manera. Así que, sigo siendo un simple ser humano curioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: