Miércoles de Todo en una… Nada es de nadie

Soy escritora, eso creo

“Si el amor no es perfecto entre tus brazos, el haberte respirado me hizo útil…”

IliaH.R.

Nada es tuyo

“Comienza a aprender, y sus descubrimientos son útiles para los demás…” En sus perpetuos momentos de distracción mental, que le hacían huir de recuerdos tristes, el relleno predilecto eran las charlas con sus amigas. Sonó el teléfono al regresar a casa, luego de su carrera matutina y era una de ellas, Jasi. Tenía un problema que la atormentaba.

Ad era experta en discursos. La vida le había enseñado a ponerlos en orden. Si bien era una traductora jurada de renombre (al menos en su cabeza), investigadora nata y leal científica, jamás hablaba una sola palabra de lo que no conocía. Prefería callar, observar y aprender. Atraída por esa condición lamentó no haber preguntado sus datos a la anciana de la mañana. Cuánto caudal de sabiduría se reflejaba en su amable rostro.

Al medio día, J apareció en casa de Ad totalmente desubicada. Desde el cabello hasta la suela de sus zapatos esparcía desgano. El baño no había sido una opción matinal y era imposible ver sus adorables ojos azules debido a las gafas oscuras gigantes que modelaba. El caso es que los párpados le habían aumentado considerablemente gracias a una noche húmeda y sentimental.

J, se había enrolado mentalmente con una persona. La amaba en serio. Su problema era el más común de los que suceden en las relaciones interpersonales: no era correspondida y se había decidido por el lugar de víctima. Ad estaba implicada en los asuntos del corazón gracias a su espiritualidad nata. La práctica no era de su agrado, pero la teoría la conocía y era su aliada cada vez que recibía un golpe. De modo que tenía que ser muy buena desechando impurezas en pocos días.

–        En serio perdiste el control de apagado en las lágrimas amiga. Primero, será mejor que me digas si te sientes utilizada, si lo estas siendo en realidad, o fue obra maestra de tu mente. De ese modo partiremos de cero. ¿Qué dices?- Al parecer, el conflicto que existía dentro de Ad sería resuelto con la charla que tendría con J.  Su novio la había dejado hacía un mes. El sujeto había cambiado el discurso de la noche a la mañana. Le dijo que no la amaba. En su mente resonaba el “eres muy importante para mí, y te quiero mucho, pero de amarte, amarte, no te amo”. Ad era consciente de que frente a esa situación no había otra salida que aceptar y que la depresión no sería más que la revelación de su ira reprimida. El disgusto iba más allá, sentía que había sido engañada durante tres años, escuchando te quieros al por mayor y que, al final, había desperdiciado su valiosa energía en un tipo que nunca la tomó en serio. Ad sabía que el amor se da incondicionalmente, pero esto le parecía engaño. No existía el futuro en aquello que había creído. Si era el caso de J. limpiaría su conflicto diciendo que si la gente inescrupulosa se te pega, es porque algo de ella tienes, que lo debías borrar de tu conducta y seguir más limpia que antes. Eso era en serio una buena salida. Jamás utilizaría a una persona de forma tan macabra, aunque quizá ya lo había hecho antes. Sin embargo, J. tenía cartas diferentes que barajar.

– Nunca me mostró afecto más allá de la amistad. Por eso soy una estúpida.

– ¡Ey! partamos de que no te insultarás. No en mi presencia ¿de acuerdo?!. Nada de lo creado en este mundo por Dios es estupidez.

– Y ¿cómo le llamo a esa forma de inventar tonterías?.

– Así: ¡Me lo inventé! El problema amiguita es que no tomaste en cuenta que hay decisiones que son de dos. Tú sola no puedes tomar el rumbo de una amistad y dirigirlo por el amor de un noviazgo. Debías consultar si eras correspondida. Sabes qué se me ocurre en este momento, que aquello de nada es para siempre no existe como tal. De hecho muchísimas cosas, en cuenta el alma y el amor puro, son para siempre, pero lo que sí es cierto, es que: nada es de uno. Nada te pertenece J. cada ser humano es libre de tomar una decisión y dejarte fuera de la misma o invitarte a entrar a un sitio en el que tú también sientes que puedes compartir porque hay complacencia. El problema real es que tú ya te haces la película de que estás dentro y te ves así y la cosa va así y será así… eso no es justo. El futuro se construye con el presente y cuando es de dos son decisiones compartidas, no las que planea tu cabeza sola.

– Lo sé, tengo que alejarme.

 – ¿Qué vas a sacar con alejarte? Continuar pensando en lo que pudo ser y no fue. Mejor quédate, enfrenta tu miedo a la realidad y construye una relación verdadera que se ve con los ojos, se admira con el corazón y no se inventa con la mente. Yo sé que él te quiere y te necesita, como amiga. 

Jasi se retiró tranquila a casa. Por la noche harían una fiesta para despedir el año, y mientras Ad cocinaba y se admiraba por las respuestas a sus propias interrogantes, encontradas allí dentro, se cortó. De un grito mostró su profunda herida. – ¡Sólo eso me falta. Este sí es mi dedo y no quiero quedarme sin él!-.

Sin duda el aprendizaje es un largo camino y práctico a la vez.

El miércoles, A punto de evolución

Publicado por hiliar

La vida hace el quién eres, y cada persona en tu camino te ve de diferente manera. Así que, sigo siendo un simple ser humano curioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: